El confinamiento y la nueva normalidad.

La crisis del coronavirus ha supuesto un gran reto para nuestro país, así como para numerosas empresas que han tenido que adaptar su modelo de negocio a la nueva normalidad. El sector de la construcción como otros tantos también se vio afectado por las medidas del confinamiento y la nueva normativa de seguridad. Hoy te contamos como hemos vivido en brb Construcciones todo este proceso y como hemos evolucionado tras el fin del confinamiento.

Al inicio de la pandemia, una vez fuimos conscientes de la gravedad de la situación, decidimos aceptar este nuevo escenario para poder adaptarnos rápidamente a las nuevas necesidades. Lo primero para nuestra empresa son nuestros empleados, así como nuestros clientes y las personas de su entorno, por eso tomamos todas las medidas oportunas para preservar la salud de todos.  Para ello, nos mantuvimos informados a diario sobre todas las medidas y recomendaciones que indicaba el gobierno.

Abastecer a toda nuestra plantilla con mascarillas no fue una tarea sencilla debido a la escasez de las mismas en toda la isla. También dispusimos bidones con agua en todas las obras para que nuestros trabajadores pudieran lavarse frecuentemente las manos con jabón y habilitamos geles hidroalcoholicos en las zonas comunes. Así mismo, tuvimos que adaptar el espacio en los emplazamientos para poder mantener la distancia de seguridad.

Agradecemos enormemente la actitud de todos nuestros operarios quienes han demostrado una gran implicación con nosotros y una fuerte voluntad de seguir trabajando en una situación personalmente tan complicada y dura. Igualmente, agradecemos a nuestro personal de oficina el destinar una parte de sus hogares para acoger las tareas diarias de nuestra profesión. Gracias a esto, el trabajo administrativo pudo realizarse mediante teletrabajo, quedando una minoría de nuestros empleados destinada a la modalidad presencial.

En ningún momento nos faltaron los proyectos ya que nuestros clientes pusieron toda su confianza brb Construcciones y nuestra empresa solo cesó su actividad durante quince días de los 99 que duró el estado de alarma. Es cierto que hemos experimentado algunas pérdidas pero entre todos los que componemos brb Construcciones y la confianza que han depositado nuestros clientes se han reducido al máximo. Además, si tenemos en cuenta que no tuvimos que enviar a ninguno de nuestros miembros al ERTE y nadie se enfermó por la COVID-19 podemos decir que somos unos grandes afortunados dentro del panorama que hemos vivido recientemente.

Actualmente, seguimos manteniendo algunas de las acciones preventivas con el objetivo de evitar la propagación de la enfermedad y poder volver de nuevo a la normalidad.

¡Gracias a todos seguimos al pie del cañón!

Deja una respuesta