• El hormigón en la Época Romana

    02 de Octubre de 2017

    Te sorprendería saber cuantos materiales de construcción de los que usas hoy en día provienen de civilizaciones antiguas como la egipcia o romana.

    A menudo creemos que algunos materiales que utilizamos en la actualidad son de reciente creación, sin embargo hay algunos casos en los que las civilizaciones antiguas nos da una sorpresa.

    Este es el caso del hormigón, que se lleva utilizando desde el antiguo egipto, aunque no de la manera en la que lo utilizamos en la actualidad. En esa época se preparaba una pasta mezclando yeso con diferentes tipos de caliza y agua para dar rigidez a las uniones de los sillares que conformaban los edificios. Pero la clave para el perfeccionamiento del hormigón fué la introducción en la mezcla de materiales de origen volcánicos (puzolana) que mezcladas con la cal y el agua daba como resultado el cemento puzolánico que al combinarse con piedras de baja densidad permitía crear estructuras muy resistentes y ligeras. 

    El mérito de este resultado se lo debemos a la civilización romana, aunque los griegos también utilizaron un hormigón de menos calidad para dar rigidez a algunas construcciones. En la Península Ibérica podemos encontrar muchos ejemplos de hormigón romano u "Opus Caementicium" en ciudades como Sevilla (Hispalis), Zaragoza (Caesar Augusta) o Mérida (Augusta Emerita). En dónde las ruinas romanas nos enseñan la utilización de este material en gradas, rellenos de muros y como elementos de unión de sillares o manpuestos.

    Galería de fotos